El Ayuntamiento de A Coruña ha puesto en marcha el Centro Municipal para el Clima y la Energía Sostenible “Fernando Roade” en las inmediaciones del Parque de Bens, una zona verde habilitada hace dos décadas para regenerar el entorno degradado por el depósito continuado de residuos de la ciudad a lo largo de los años. Se trata de una instalación que demuestra el poder de las energías renovables a través del aprovechamiento de la fuerza eólica, solar y la valorización del biogás que procede del antiguo vertedero, cuya producción va siendo menor con el paso del tiempo, pero ha permitido, en todos estos años, producir más de 80 millones de kW/h de energía renovable. El complejo también cuenta con una moderna estación de meteorología que gestionan los expertos de la AEMET en A Coruña.

En Aporta Comunicación asistimos con orgullo a la inauguración del complejo bautizado con el nombre del técnico municipal impulsor de los grandes proyectos ambientales de la ciudad, Fernando Roade. Gracias a la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad hemos tenido la oportunidad de aportar nuestra experiencia y conocimiento en la elaboración de los paneles interpretativos que orientan a todo aquel que visita el Centro, desde la zona de producción de energías renovables hasta las instalaciones que hacen posible la observación meteorológica gestionada por AEMET.

Un aerogenerador minieólico y una pérgola fotovoltaica destinados al autoconsumo evitan la emisión anual de 8,92 toneladas de CO2 por parte del antiguo centro de las energías, que alberga la planta de generación eléctrica a partir del biogás procedente del antiguo vertedero de residuos sólidos urbanos de la ciudad. Con la placa de homenaje a Fernando Roade, en reconocimiento de su esfuerzo profesional y visión de futuro, conviven paneles informativos encargados de, por ejemplo, traer al presente los antiguos molinos de viento de A Coruña. Y es que esta ciudad aprovechó la fuerza eólica a través de una quincena de molinos distribuidos por su territorio para moler el cereal con el que abastecer a los vecinos y proporcionar víveres a los barcos que recalaban en el puerto herculino. En funcionamiento hasta mediados del siglo XIX, las primeras referencias de su existencia datan de 1525.

El Centro también cuenta con una moderna zona de observación meteorológica conectada a una red mundial de estudio del clima. Está dotada de una estación meteorológica automática con múltiples sensores para el análisis de la temperatura, la lluvia, la humedad, la radiación solar, la presión atmosférica y la velocidad y dirección del viento; a la que se une la autosonda que se encarga de realizar de forma automática el llamativo lanzamiento diario de una radiosonda impulsada por un globo de helio. Dicha acción tiene lugar en dos ocasiones a largo del día, a las 11:15 UTC y a las 23:15 UTC, justo en el mismo instante en que se lleva a cabo la misma operación en toda la red de la Organización Meteorológica Mundial.

Los datos obtenidos por la radiosonda emitida desde A Coruña son volcados automáticamente a la red climática mundial, que forma parte del proyecto. De este modo, a través de esta instalación, la AEMET facilita que la ciudad contribuya a nutrir de información las potentes bases de datos que permiten analizar la historia del clima en la Tierra, seguir de cerca la evolución del cambio climático y garantizar la importancia de la sostenibilidad para combatirlo.